Lo mejor del 2011 porque yo lo digo y punto: Videojuegos.

Viendo el fondo es obvio que vivo solo y soy un hombre soltero.

Continuamos con la palabra del señor -del señor Meccus, claro está-, esta vez con lo que considero que ha sido lo mejor del año en lo que a videojuegos respecta. Y, por favor, os pido que leáis el artículo y mis explicaciones antes de que que os echéis sobre mi cuello como hienas hambrientas y enajenadas con afán de descuartizarme al no ver grandes secuelas continuístas -remarco el grandes, porque no dejan de ser buenos juegos- como Arkham City o Uncharted 3, o juegos de matar a gente disparándoles flechas a las rodillas como Skyrim.

Dicho esto, vayamos al meollo de la cuestión.

Lo puto mejor del año es…

GOTY!

¿En serio esperabais ver otro juego etiquetado como mejor juego del año y, posiblemente de lo que llevamos de generación?

Desde que el zampabollos de Gabe Newell se presentó en la conferencia de Sony durante el E3 de hace un par de años y mostró aquel teaser en el que se veían las instalaciones devoradas por la vegetación de Aperture Science con GLaDOS hablando en off, Portal 2 se ganó mi corazón eternamente.

La espera fue dura, pero finalmente en Abril del año pasado el juego cayó en mis manos y ya en la toma de contacto me di cuenta de que la agónica espera había merecido la pena, y que todo el hype generado se iba justificar con creces; y es que Portal 2 no es una secuela al uso; al jugarlo da la sensación de que la brillante primera parte sea tan sólo un mini juego en flash del que se extrajo la idea para hacer algo mucho más grande, y teniendo en cuenta la maestría del original, podéis imaginar cómo es de cojonudérrimo este Portal 2.

Pero, ¿por qué es tan grande y merecedor de mi más absoluto amor?

1.- Por la mecánica de juego.

Portal 2 coge la original de resolución de puzzles mediante portales y le añade elementos como los geles, que puede parecer escasa, pero que en realidad da una nueva dimensión a la resolución de los rompecabezas. Además, dejando de lado la resolución de puzzles en cámaras de prueba, Portal 2 ofrece secciones con algo más de exploración -bastante guiada, ya que a fin de cuentas también se centran en probar la inteligencia del jugador- en zonas abiertas y momentos de acción con carreras y persecuciones. Vamos, que más variado no puede ser.

2.- Por la narrativa.

Convertir un juego de puzzles de 5 horas -en el que si, había algo de historia pero todo lo que nos motivaba era tirar para adelante resolviendo las cámaras- en una aventura con puzzles con duración entre 8 y 10 horas tiene su mérito, pero si además cuenta con un guión espléndido repleto de comedia de la buena -nada de chistes de pedos-, y con unos diálogos brillantes ya empezamos a plantearnos que estamos experimentando algo acojonante. Giros dramáticos, twists, personajes redondos -parece que los videojuegos están abonados a los personajes planos y mal construidos- y una historia que se desarrolla orgánicamente ante nuestros ojos mientras vamos avanzando en el juego sin que nos demos prácticamente cuenta. En Portal 2 superar una cámara no es sólo superar un nivel o un reto, sino dar un pasito más en una historia que guarda muchas sorpresas, y eso es una motivación extra para el jugador.

3.- Por los personajes.

Unos diálogos brillantes y unas dosis de comedia de la buena no son nada sin unos buenos personajes principales que lo ejecuten. A las ya conocidas Chell y GLaDOS se une la estrella de la función, Wheatley, un nuevo robot neurótico, con acento británico y un humor un tanto peculiar que nos robará el corazón a la tercera “o” que pronuncie de manera sobredimensionada y al cuarto sarcasmo fallido que suelte. Si es que hasta los secundarios que ni siquiera hacen acto de presencia físicamente son geniales -Cave Johnson y su afán por no tocar los cristales…- Desde aquí reivindico que la selección a mejor personaje del año en los VGA fue una puta basura, una mierda y obra de una banda de descerebrados que sólo saben meterse el dedo por el culo y luego oler. Wheatley debió ganar, no el señor “vengo de una secuela y ya tengo el personaje construido” Joker.

Mención especial en este apartado para el doblaje -en versión original, por supuesto-, que es igual de perfecto, o incluso un poco más si cabe que el resto de los apartados del juego. Eso sí, huid del doblaje al castellano o mataréis la gracia del juego. Avisados quedáis.

El doblaje al castellano puede destruir vuestras vidas. Mucho peor que el crack.

4.- Por el multijugador cooperativo.

De lo mejor, más satisfactorio y más divertido que he jugado en cooperativo en la generación. Que le jodan a los Call of Battlefield. Y encima con juego cruzado entre PS3/Steam.

5.- Porque los chicos de Valve son HAMOR.

Dicen que los pequeños detalles son los que hacen grandes las cosas, y en Valve lo saben muy bien. Crear su pequeña mitología y luego explotarla hacen que cada vez que veamos una referencia a una tarta nos salga una sonrisilla de bobalicones que no podemos contener; y esto es sólo un pequeño ejemplo. Los momentos musicales, las bromas internas para gamers, las referencias a elementos ya conocidos… todo el juego destila la sensación de que lo han hecho con gusto, con devoción y disfrutando hasta el modelado del último milímetro de cable de Wheatley. Y eso, al jugarlo, se nota; y se traduce en una sensación de vacío en nuestro interior al terminar el juego que no sabremos cómo rellenar en mucho, mucho tiempo. Dios, tengo que rejugarlo inmediatamente. Que le den por el culo al Enslaved.

Portal 2 es lo mejor que vas a jugar en muchos años, así que tu mismo. Yo correría ahora mismo a la tienda, o a Steam y me haría con él cagando leches. Sólo así descubrirás lo que es el verdadero HAMOR con hache.

Nota: Si esa divinidad llamada Portal 2 no existiese…

Si, hamijos, hay un juego que ha conseguido robarme un pedacito de corazón repleto de robots, portales, geles e imágenes de Gabe Newell siendo santificado. El juego que hubiese sido mi Game Of The Year si no existiese Portal 2, y no es otro que…

Es ponerte a jugar y sentirte como un niño de 8 años. Imaginación al poder.

Markus Notch y los señores de Mojang AB han conseguido lo que muy poca gente ha logrado conmigo en todos mis años como jugador, y es perder la noción del tiempo. La primera vez que ejecuté Minecraft en mi iMac estaba desorientado, no sabía que hacer, no le encontraba sentido a nada en absoluto, pero a la vez todo me parecía fascinante y miraba mi monitor con la boca entreabierta. Sabía que estaba ante algo que podía ser muy grande. Y así, sin hacer absolutamente nada -simplemente cavar agujeros para protegerme durante la noche y salir a explorar y dar vueltas durante el día- pasaron cinco horas como un rayo.

La capacidad que tiene Minecraft de tenerte pegado a la pantalla sin un objetivo real -y en mi primera experiencia, sin tener ni idea de qué hacer- está sustentada en su poder para hacernos retroceder en el tiempo y convertirnos en niños de 8 años que juegan en su propio universo armados con un puñado de bloques de Lego y en la sensación que tenemos de que cada hora que pasamos en el universo de Minecraft encontramos algo nuevo.

Mis siguientes partidas fueron algo majestuoso, una experiencia única en la que comencé a recoger materiales, a crear mis propias herramientas y armas, a atreverme a salir más allá de los muros de mi casa durante la noche armado con una espada y unas antorchas, a tener el valor suficiente como para meterme en una mina abandonada buscando materiales raros para poder facilitar mis aventuras por el vasto mundo que se despliega ante mis ojos. Una experiencia única, como digo, y que me ha robado decenas de horas.

La verdad, no puedo describir con palabras todo lo que Minecraft me ha hecho sentir, pero podría decir que es muy similar a tener una caja de cartón cuando eres un crío y convertirla en lo que tu quieras, en una nave espacial, en un coche de caballos, en una televisión o en fuerte en medio del salvaje Oeste. Minecraft no se juega, se siente, se vive. Minecraft es lo que tu quieres que sea, porque tu vives la aventura y tu la construyes. Puedes ser un cobardica que lo único que hace con seguridad es construirse un fortín y refugiarse de los peligros en la noche, puedes ser un aventurero con ganas de conocer mundo, o un inventor loco que desarrolla maquinaria, mecanismos y herramientas más o menos útiles.

Llamadme sentimental si queréis, pero es una de las experiencias más bonitas que he tenido pegado a un teclado o a un pad de control en la vida. Sólo os pido que lo probéis y os dejéis llevar, porque si os cuaja os hará muy, muy felices.

¡A compartir se ha dicho!


Comments
One Response to “Lo mejor del 2011 porque yo lo digo y punto: Videojuegos.”
  1. Lokkie dice:

    me lo estaba leyendo,pero he visto el gif con tus caretos y me ha dado la risa floja y he tenido que parar xDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: