[Retro-Crítica] Robocop: Lo que fue el cine de acción y nunca debió dejar de ser.


Quien me conozca sabrá que soy un gran aficionado al cine de los 70 y especialmente de los 80, así que al igual que el tío Paco inauguraba pantanos, yo inauguro esta sección a la que llamaré Retro-Crítica -que no se diga que no soy original, cojones-. Y qué mejor manera de hacerlo que con uno de los hitos del cine de acción y ciencia ficción ochenteros: Robocop.

Disfruten.

Robocop: Lo que fue el cine de acción y nunca debió dejar de ser.

Muy pocos realizadores modernos pueden conseguir fusionar géneros tan dispares como la acción más pura, la vertiente cyberpunk de la ciencia ficción o el cine de monstruos clásico -¿alguien dijo Frankenstein?- con un trasfondo que contenga una crítica a la sociedad y a las corporaciones actuales de manera tan efectiva como el polivalente Paul Verhoeven, y en Robocop deja más que claro su buen hacer al respecto.

Verhoeven consigue en los 103 minutos que dura la cinta introducirnos en la nueva Detroit -que sirvió de metáfora a finales de los ochenta y que sigue siéndolo actualmente mostrando el futuro inminente que está alcanzando la sociedad contemporánea-; y una vez dentro nos hace respirar la corrupción y competitividad desleal de las altas esferas y la rebelión y la violencia que se respira en las calles; una violencia transmitida al espectador al más puro estilo del director, esto es, sin embellecerla ni satanizarla, mostrandola de una manera cruda, contundente y realista; un modo que tristemente se ha perdido en la lejanía.

Pero fuera de críticas y moralejas, Robocop incluye unas dosis de entretenimiento gigantescas, con unas secuencias de acción salvajes y espectaculares propias de un cine que murió con la Mentiras Arriesgadas de James Cameron a mediados de los noventa. Además todo esto está aderezado con las dosis de humor negro -especialmente en lo referente a los programas de televisión y los anuncios- que se convertirán en una marca de identidad del director que recuperará en Starship Troopers.

Poco se puede decir de los aspectos técnicos de la película, con unos efectos especiales que van desde el maquillaje para los contundentes disparos y amputaciones -memorable el brazo de Murphy estallando al principio de la cinta- hasta el stop motion más tradicional que da vida a los cyborgs ED-209. Ni que decir de la excelente caracterización del heroe de la película, Robocop, que luce tan espectacular hoy en día como hace cuarto de siglo.

Robocop es una muy infravalorada joya que resume en poco más de hora y media lo que fue el cine de acción en mayúsculas. Una película en la que los héroes son vulnerables -pese a que sean máquinas implacables- y los villanos son crueles y despiadados. Una película con una crítica social muy bien integrada. Una película tan violenta como entretenida.

Una película que ha marcado a varias generaciones y que en un pase con 1800 personas 24 años después de su estreno demuestra su trascendencia poniendo en pie a parte del público mientras aplaude la genialidad que nos brindó en su día el holandés Paul Verhoeven.

Imprescindible.

¡A compartir se ha dicho!


Anuncios
Comments
One Response to “[Retro-Crítica] Robocop: Lo que fue el cine de acción y nunca debió dejar de ser.”
  1. Lokkie dice:

    ME GUZTA,ahora tendré que volver a verla xD Me ponen de buena leche estas pelis 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: