‘Born to Die’ de Lana del Rey: Discazo al canto.

No soy, ni mucho menos un experto en música, así que no esperéis una crítica en condiciones. Conmigo un disco -o incluso un tema- funciona por sensaciones; al igual que una película puede mostrar sus defectos de forma evidente, si el conjunto llega a transmitirme una sensaciones positivas y de agrado pasa a aprobar directamente.

En el caso de ‘Born to Die‘ de la señorita Lana del Rey, estas sensaciones no han podido ser mejores. Escuché por primera vez el disco hace dos días a las 3 de la madrugada, y desde entonces no he vuelto a escuchar otra cosa. En mi iTunes y en mi móvil lo único que se ha reproducido han sido los 15 temas que componen este disco, y cuando esto ocurre es porque inconscientemente me está satisfaciendo hasta cotas bastante elevadas.

La primera de las virtudes, y la más importante, que encuentro en ‘Born to Die’ -más allá de la bestial producción- es la variedad. Lana del Rey demuestra que puede ser muy versátil cambiando de registro entre un tema y otro con extrema facilidad. Por ejemplo, el segundo tema del disco ‘Off to the races‘ -posiblemente mi favorito- sirve para que la cantante de rienda suelta a su cara más sucia de diva, con una base más ‘bombo clap’ vestida con una voz que, para que mentir, me pone bastante malo.

Y de este ‘Off to the races’ pasamos a la yas conocidas ‘Blue Jeans‘ y ‘Video Games‘, dos canciones que van por una estela completamente diferente y que te obligan a seguir escuchando para ver con qué te vas a encontrar.

‘Born to Die’ tiene también temas que huelen a un pop más típico y manido, pero que aún así funcionan bastante bien. Es el caso de ‘National Anthem’ -en el que el verso suena a ‘Metric’ por momentos- y ‘Lolita’, las que, para mi son las dos pistas más flojas de todo el álbum.

La tercera cara de los temas del disco viene con canciones como ‘Million Dollar Man‘, en los que se entra en un terreno más serio, en el que los sintetizadores y la batería electrónica dejan paso al teclado y a los instrumentos de cuerda para que Lana nos enchufe una balada de corte más clásico aderezada con los altibajos de tono habituales que aplica a su voz, quedando un conjunto la mar de disfrutable.

La mejor opción que tenéis es haceros con el disco, relajaros en el sofá y escucharlo del tirón. Si la voz de Lana y esa variedad de registros que ofrece la hora de música que tenéis por delante no os cautiva y os incita a darle al play de nuevo, entonces no está hecho para vosotros.

A mi me ha flipado.

¡A compartir se ha dicho!


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: