[El post-capítulo] ‘The Walking Dead’ Episodio 10: ’18 Miles Out’.

The Walking Dead: Ira de kinkis.

Como de costumbre, este post-capítulo contiene spoilers más grandes que mi amor por Maggie.

¡Ya está aquí, ya llegó! El décimo capítulo de la temporada ya ha sido emitido y con él recibimos por sorpresa unas buenas dosis de emoción, tensión, hostias de las buenas y, por qué no, dos o tres momentos para pegar unas cabezaditas -por eso de no perder la costumbre-.

La semana pasada, los señores guionistas -que son los que parten el bacalao en la televisión norteamericana- nos dejaron con un Rick fuera de si, con una mirada y una actitud de macho alfa después de que su señora esposa le dijese que Shane andaba detrás de ella. Tras una posible conversación entre el matrimonio y de que Rick orinase a Lori como si fuese un perro marcando territorio -y ella encantada, seguro-, comienza el episodio número 10 de la segunda temporada de ‘The Walking Dead’.

A partir de aquí, dividiré el artículo en dos partes. La parte divertida y entretenida, y la soporífera y muermo. ¿Qué las diferencia? El influjo maligno que tiene sobre la historia la granja de Hershell, situada en una dimensión paralela en la que la gente habla mucho, dice muchas tonterías y los personajes desaparecen capítulo a capítulo.

"Mira, antes todas esas tierras eran aburrimiento"

1.- Fuera de la granja.

Como los guionistas tienen miedo de que mandemos a tomar por el culo el capítulo a los 10 minutos, la secuencia pre-créditos es un flash forward en el que Rick y Shane son asediados por un grupo de no-muertos. ¡MOLA!

Una vez pasada la intro, la pareja de polis conducen por una carretera solitaria, recta y a una velocidad moderada -lo que me ha hecho temer que tuviesen un accidente, visto lo visto-, y como Rick es así de majo decide bajar del coche para mantener una conversación de hombre a hombre con su colega -en realidad sólo es un pretexto para subir el sonido ambiente y que todo sea más opresivo con ese airecillo meciendo las hojas de los árboles-. Las líneas de diálogo que prosiguen podrían tener un paralelismo con la puerta de cualquier discoteca de canis a las 6 de la mañana un domingo cualquiera; que si la piba es mía, que si no la toques que te meto un piño, que si mírame a la cara si tienes cojones, que si el churumbel es mío, que si estoy “tó lokoh”… Rick está desatado en esta competición por ver quién la tiene más grande, y Shane se dedica a mirar hacia abajo aguantando el rapapolvo.

A todo esto, aún no sabemos qué narices hacen estos dos en medio de la nada con un coche, pero nos lo explican rápidamente -viendo que los encargados de la serie se pasan las elipsis por el ojete-. ¿Os acordáis del novio que se echó Rick la semana pasada? Pues ya se le ha curado la pierna y se lo están llevando en el maletero del coche para soltarle por ahí con un walkman para que no se aburra -mira tu qué majos, oye-.
Tras conducir un rato, el trío calavera llega a un recinto que les parece cojonudo para soltar al chaval. ¿Cómo saben que es el lugar acertado? Porque nada más llegar y plantarse en la puerta ven que hay dos zombies a los que se tienen que liquidar -¡que reine la lógica!-. Shane quiere sacar la pipa, como buen tío duro que es, pero Rick, en ese arrebato de cani violento que tiene le dice que nada de pistolas, que no sea marica, y saca la navaja choricera para meterle una “puñalá” en la cabeza a uno de los zombies. Muy del extrarradio.

Una vez dentro, sueltan al prisionero atado de pies y manos -seguro que Rick tuvo una fiesta privada bondage con él-. Evidentemente cuando Rick y Shane se dan la vuelta en plan malotes -Shane no ha parado de escupir desde que aparcaron-, el chaval empieza a suplicar que no le abandonen y  que-inserte frases tópicas-. Los polis pasan de su cara hasta que… ¡giro! el ex-cojo les confiesa que conoce a Maggie y a Hershell, lo que significa que sabe dónde está la granja y se lo podría decir a sus colegas, lo que…

  • Según Shane: Hay que matarle, sabe donde estamos y puede ponernos en peligro.
  • Según Rick: Hay que matarle, sabe donde estamos y puede ponernos en peligro, pero aunque vaya de tío chungo no tengo cojones.

Y con esta dicotomía empieza el despiporre. Shane saca la pistola para descerrajar dos tiros al muchacho maniatado -que ahora debe tener los pantalones como Glenn- y Rick se interpone en su camino. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, Shane le dice que no tiene huevos para cuidar de su mujer y su hijo y ya está liada la cosa. A partir de este momento entramos en una orgía de chonis poligoneros luchando por su orgullo, su estatus de macho alfa y su chorba. Una sucesión de puñetazos, patadas y cabezazos pasa por nuestras pantallas dando la sensación de que en pleno forcejeo los ex-colegas van a arrancarse la ropa y a tener relaciones homoeróticas de manera apasionada. El lance de la batalla nos lleva hasta una ventana rota por la que empiezan a salir zombies y que dejan a Shane atrapado en un autobús, y a Rick saliendo por patas con el tío de los pantalones cagados, no sin antes tener un par de planos de la cara del poli bueno enajenado dejando atrás al que fue su fiel escudero.

Pero claro, como los guionistas quieren dejar claro que  Shane es una mierda de persona y que Rick es mejor que nadie -MENTIRA Y GORDA- hacen que el sheriff vuelva a por su amigo, demostrando que el amor y la amistad siempre triunfarán -de nuevo una mentira, porque no creo que esto sea así cuando tienes a tus vecinos muertos y resucitados intentando comerte el prepucio-.

"¡No le faltes al respeto a mi zorra!"

Ahora, vamos a por lo no tan guay:

2.- Mientras tanto, en aburrimientolandia…

La granja de Hershell no sólo produce aburrimiento y sopor, sino que tiene poderes curativos. Sana la pierna del novio de Rick en tiempo record, y además hace que de repente la tipa catatónica a la que nadie conoce también se recupere. Y como ahora puede moverse, hablar y comer, lo único que quiere es suicidarse. ¿En serio a alguien le importa que se cuelgue de un árbol?
Resulta que Lori la pilla con un cuchillo y va a chivarse a Maggie, quien entre gritos y dramas varios planificados leeeentamente le da un sermón a la suicida.

En la planta de abajo, Lori tiene un arrebato machista que ríete tu de Jaime Ostos diciéndole a Andrea que lo que tiene que hacer es dejarse de pistolitas y caravanas y tirar a fregar a la cocina, que es donde tienen que estar las mujeres. Andrea le dice que de qué va, y Lori dice que ya tienen hombres para matar, proteger, escupir tabaco y fornicarlas después de un duro día de labor en el campo, y de paso recordarle que es una suicida asquerosa, a lo que Andrea responde que si la catatónica emo quiere matarse, que está en su derecho.

Sabiendo la posición de Andrea en el tema, no se les ocurre otra cosa mejor que dejarla con la ex-catatónica a solas, lo que desemboca en un intento de suicidio, en Maggie echando de la casa a Andrea y a Lori poniendo ojos de cordero degollado. Como siempre, jodiendo la marrana y después haciéndose la loca echándole la culpa a sus hormonas.

Somos una secta... ¡Suicidémonos!

Y no, hoy no tenemos a las minorías en el capítulo: Ni negros, ni asiáticos, ni ancianos con problemas de erección, ni malotes incomprendidos ni ex-madres con el pelo corto y problemas mentales. Una maravilla andar pagando a actores secundarios para nada.

Hablando ya en serio, el capítulo décimo mejora aún si cabe el buen sabor de boca que dejó ‘Triggerfinger’. Momentos tensos, acción, la relación entre Shane y Rick evolucionando al fin -no sabemos hacia donde después de este final lánguido que parece un anuncio de los de “¿te gusta conducir?”… Como la cosa siga igual, el final de temporada promete bastante. Esperemos que no vuelvan a defraudarnos.

Hasta la semana que viene, gentes de bien.

¡A compartir se ha dicho!


Comments
One Response to “[El post-capítulo] ‘The Walking Dead’ Episodio 10: ’18 Miles Out’.”
  1. lokkie dice:

    igual es por la ausencia de mis secundarios favoritos,pero en este capitulo solo pude pensar…los humanos somos gilipollas…ni con zombis mordiendonos el culo podemos dejar de jodernos vivos entre nosotros…y eso.
    secundarios que sobran?pues nada,método lost: de repente hay un tiroteo y salen todos uno detras de otro por una puerta y van cayendo cual moscas xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: