[El post-capítulo] ‘The Walking Dead’ Episodio 13: ‘Beside the Dying Fire’

Damas, caballeros, amebas asexuadas, lectores varios… Hoy es un día triste. El último capítulo de la segunda temporada de  nuestra amada’The Walking Dead’ ha sido emitido y un vacío existencial se cierne sobre mi a la hora de decidir cómo voy a potenciar ese sueñecito de entra después de la comida a partir de ahora. Se acabaron esos diálogos largos y tediosos, se acabó ese sonido ambiente elevado hasta límites insospechados que funcionaba como un CD de música ambiental en la consulta de un masajista chungo, se acabó el momento de escribir estos post-capítulos que tantas visitas han hecho llegar a este, mi humilde blog -mil gracias a todos los lectores-… Pero no nos pongamos sentimentales, ni empecemos a chuparnos las pollas todavía, porque el último capítulo ha tenido sus más y sus menos y hay que destriparlo a conciencia para no dejar con mal sabor de boca a nadie.

¡Al ataque!

Siete días ha que Shane, el malo molón, recibiese cuatro puñaladas traperas por parte de Rick “el pusilánime” para después ser rematado -o re-rematado- por Carl tras convertirse en el zombi más cojonudo que ha pasado por la serie. Tras esto, en el capítulo anterior nos dejaron con una horda de caminantes haciendo una excursión masiva de campo y playa hacia la granja del sopor sin justificación aparente mientras el resto de personajes estaban en la casa o jugando a CSI en el bosque -Daryl y Glenn-.

De vuelta al presente, el episodio 13 comienza con las ya recurrentes imágenes de Atlanta que confirman que los zombies de la serie no son tan voraces como los pintan, porque aún siguen zampándose el caballo de Rick -si, si, ese que palma en la primera temporada-, cual grupo de adolescentes colocados devorando patatas fritas en plena fumada sin importar que hayan caducado hace meses. Y atención, porque sólo hay que esperar tres minutos para recibir la primera gran morcilla del capítulo. Resulta que lo que atrae a la mega horda de zombies hasta la granja de Hershell es un helicóptero que pasaba por allí -al que podríamos llamar “excusa para que la season finale no sea una mierda” y que, cual avioneta con una pancarta publicitaria de “visite Marina D’or” conduce a los bichejos hasta el monte, donde escucharán el disparo de Carl. Ya está liada.

Rick y su churumbel caminan bajo la luz de la luna con ese aire lánguido y despreocupado que te debe dejar asesinar a alguien y totalmente inconscientes de que les persigue una oleada de no muertos -porque claro, los tipos duros no miran atrás después de matar-. Qué mejor situación que esta para pararse y que tu hijo pequeño amante de los detalles escabrosos te pregunte cómo murió su padre adoptivo. Rick responde con esa cara de cordero degollado que tanto domina y espera tres segundos hasta que los zombis pueden ser escuchados para tener una excusa y salir del paso sin que su hijo piense que es un demente sanguinario. Así pues, padre e hijo echan a correr y se esconden en el granero del tío Hershell.

No hay mejor momento para una conversación padre-hijo.

Mientras tanto, Daryl y Glenn llegan a casa después de jugar a los detectives por el monte diciendo que algo huele a chamusquina. Instantes después los zombies -que van más rápido que Usain Bolt puesto de anfetas- ya han llegado a la granja, así que Hershell, el hombre de Dios, el hombre de paz, agarra una recortada y le dice a todo el mundo que se arme hasta los dientes para defender su granja. El tío adopta tal actitud de tipo duro que en cualquier momento pensé que iba a soltar una frase a lo Samuel L. Jackson en ‘Snakes on a plane’ rollo “I want these motherfucking zombies out of this motherfucking farm!” -con las ganas me he quedado-.

De vuelta en el granero, Rick y Carl conciben un plan maestro para deshacerse de unos cuantos zombies y de paso alimentar los instintos pirómanos del chiquillo, que está deseando oler a carne quemada. De este modo, una vez han dejado entrar a los caminantes y tras rociar todo con un par de bidones de gasolina que andaban por ahí tirados -¿por qué no?-, el crío prende fuego a todo más que nada para poder tener unos planos la hostia de bonitos durante la posterior batalla en la granja.

Y si, digo batalla porque esto es lo que llevamos esperando una temporada entera: Diez minutos de zombies, cabezas explotando, fuego, carreras, mordiscos, sangre, vísceras, gente cagándose en la hostia y al PUTO Hershell -se ha ganado el honor de compartir mote con EL PUTO Bruce Willis en este blog- delante de su casa descerrajando tiros a diestro y siniestro sin moverse del sitio, como un campeón.

La gente coge sus vehículos y en la carnicería que se está montando se organiza un sálvese quien pueda en el que muere gente que nos da exáctamente igual -véase la familia de Hershell menos la hija buenorra -Maggie- y la catatónica, que ya que la tuvimos que soportar cuatro capítulos haciendo chorradas en una cama no iban a matarla ahora-, en el que Lori sale loca -qué raro- porque Carl no está en la casa -¿en serio Carl ha estado alguna vez en toda la temporada donde tenía que estar salvo cuando entró en estado comatoso?- y en el que el grupo deja tirada a Andrea diciendo que si, que la vieron palmar -, muy majetes ellos.

Fuego: Una de las cosas que le faltan a la serie.

Todo ha terminado. Los grupos están divididos con Carl, Rick y EL PUTO Hershell en un coche, Maggie y el Coreano cagaleras en otro -con un momento “Maggie, no llores que te quiero, siempre lo he hecho” que da bastante vergüenza ajena-, Lori, la catatónica y T-Dog -que estuvo encadenado en el granero toda la temporada hasta que tuvieron que meter al novio de Rick, por eso no se le vio hasta hace poco- en otro, y Daryl y Carol en la moto -que como acaben liados va a ser algo de lo más desagradable y grotesco-.

Con este panorama tenemos unos minutos en los que el primer grupo -padre, hijo y granjero malote- esperan a los demás en el sitio donde dejaron provisiones a Sophia al principio de la temporada, pero el sitio no es seguro y debaten el escapar -aquí los guionistas pensaban “¡Tomad drama! ¡Llorad! ¡Llorad todos!”- y los demás grupos, discuten hacer un sálvese quien pueda o ir al altar grotesco en honor a la niña muerta entre los ocupantes de cada vehículo. Se hace tarde y Rick y compañía están a punto de irse cuando por arte de magia, los tres vehículos aparecen A LA VEZ con musiquita bonita y esperanzadora -“nos hemos encontrado”, dijo Daryl tras hacer un chiste racista-.
Ahora lo de siempre: Abrazos, besos, “mamá te quiero”, “papá mis hermanos están muertos”, “Andrea o está fiambre o perdida”, “vale, vámonos y que la den por el culo a la rubia…” Nada nuevo, así que el grupo, tras los momentos lacrimógenos de rigor deciden salir por patas en caravana quién sabe donde.

Gilipolleces lacrimógenas: Una de las cosas que le sobran a la serie.

Mientras tanto, varias secuencias confirman que Andrea es la nueva Shane del grupo; es decir, una persona que pese a no tener físicamente cojones, metafóricamente los tiene del tamaño de dos huevos de avestruz -me encanta la retórica-. Rambo con tetas, vamos. La colega pega tiros a la cabeza en carrera, mete puñaladas con navajas suizas y machaca cráneos con culatas de pistola cuando se queda sin balas; pero su peor enemigo son las piedras y las ramas, que la hacen tropezar y estar a punto de ser devorada por un caminante. Pero no os preocupéis, amigos, porque un Jedi -o más bien un Jawa sin los ojos brillantes- ninja con una katana y dos zombis encadenados a él -muy habitual todo, si señor- hace el salve en el último momento a nuestra rubia con los morros tamaño frankfurt.
(Nota: Los lectores del cómic sabemos que es Michonne y hemos aplaudido a rabiar este momento, los que no lo hayan leído es posible que aún tengan cara de circunstancias). 

Como la cosa es putear a los personajes indiscriminadamente al coche de Rick se le acaba la gasofa, quedándose todos tirados en medio de la nada y decidiendo acampar a la intemperie. Y qué mejor momento que este para soltar las bombas del capítulo. Llevábamos mucho tiempo sin ver a un personaje comportándose de manera psicótica y extraña, ¿verdad? ¿Queríais caldo? ¡Pues tomar dos tazas!

Obi-Wan Kenobi reconvertido.

Aprovechando la agradable situación, Rick le suelta al grupo que tienen todos el virus dentro y que si se mueren aunque no les muerdan van a resucitar de igual modo con ganas de comerle las tripas al que tengan al lado, y que lo sabía desde “el último espisodio de la primera temporada” -no dijo esto, pero hubiese molado un huevo-. A la gente le sienta fatal y empiezan a poner todos caras de asco a un Rick que empieza a adoptar de nuevo el semblante de psicótico a lo Jack Nicholson en El Resplandor que tuvo hace unos cuantos episodios -a alguien tendría que haber salido el niño-. Pero esto no es nada.

Rick se aleja del grupo haciéndose el mártir -“sólo quería lo mejor para vosotros”- y cuando está calmado respirando aire puro llega… ¡La loca del coño, cómo no! Lori ha visto que la situación vivida no es lo suficientemente tensa y turbadora para satisfacer sus hormonas despendoladas y hace hablar a Rick sobre lo que pasó con Shane.
Rick no se corta un pelo y con él en un primer término y Lori de fondo comienza a explicarle todo lo sucedido en el prado la noche anterior. Si, le metí cuatro navajazos con la choricera, se lo merecía el muy cabrón porque tu eres mi zorra y este es mi grupo y os voy a mear a todos en la cabeza para que veáis que soy el sheriff. Ah, y si lo preguntas, no me arrepiento y tu hijito lo remató”.
El momento es súper cachondo porque en segundo término Lori va poniendo caras de horror mientras Rick avanza en su relato, incluso hay un momento en el que parece que vaya a vomitar, todo muy dramático. Al final Ricky intenta tocar a su mujer pero esta se aleja evitando el contacto físico y dejando a Rick con una jeta de psicópata que cada vez da más miedo.

Ya es de noche, ya acaba el capítulo, pero antes del cartelito de ‘The End’ tiene que cerrarse la historia -que no lo hace-. Con el grupo al rededor de una fogata alguien oye un ruido y decide ir a investigarlo, así que Rick dice que su polla torera, que de ahí no sale ni dios, que para algo mató a Shane -si si, así se lo suelta a todo el grupo, de sopetón y sin lubricante-. Todo esto hace que la gente le mire con cara de “qué cojones es esta mierda”, que Carl se ponga a llorar como una niña que se acaba de pelar las rodillas -con tanto shock post-traumático normal que al crío le mole la sangre- y que el sheriff finalice el capítulo y la temporada diciendo que el que quiera que se pire, pero que esto ha dejado de ser una democracia, y que mandan él, sus cojones y su pistola.

Todos ponen cara de preocupación y de circunstancias.
Rick pone cara de loco. De muy loco. De encerrarle en el psiquiátrico.
Nadie dice nada y se quedan en el sitio.
Vemos un plano general de un edificio que no se sabe qué coño es, podría ser un club de putas, la catedral de León, el museo del Louvre o una institución mental para ingresar a Rick, pero tiene que ser muy importante porque es lo último que veremos en toda la temporada y la música suena a toda leche.

Hum… puede que sea el Asalto al Fuerte de Playmobil… No estoy seguro…

FIN.

El final ha sido un corta rollos absoluto, sin sentido y con un Rick sin pies ni cabeza, pero el capítulo ha sido una puñetera gozada con todo lo que se le puede pedir a una serie de zombies y con todo lo que llevamos demandando a gritos desde que comenzó la serie hasta los últimos dos o tres capítulos. Como continúen por esta senda y la tercera temporada beba más de este final -y se ambiente en la cárcel del cómic, espero- puede ser una maravilla. Pero aunque sea buena, no aburra y la disfrute, seguiré escribiendo estos post-capítulos con menos sentido que las reacciones de los personajes de la serie.

Hasta la temporada que viene.

¡A compartir se ha dicho!


Comments
3 Responses to “[El post-capítulo] ‘The Walking Dead’ Episodio 13: ‘Beside the Dying Fire’”
  1. VICTOR dice:

    Muy buen capitulo, claro se fusilaron la película de Romero “la noche de los muertos vivientes”, solo que con un guion y actuaciones de muy baja categoría a pesar del sueldo gordo que se ganan que de seguro es mas alto que el presupuesto que necesito Romero para hace su película , hubiera dado todo lo que tengo por ver que se comieran al coreano del norte delante de su novia, pero tendremos que soportar como se folla a la tremenda hembra durante la tercera temporada, por otro lado, el T dog dijo: nada estas dos me las llevo yo para ser el nuevo mandamas y cumplir mi sueño de proxeneta, solo vasto que la loca del coño le echara dos gritos para traerlo a su realidad de neoesclavo. hasta el momento el que me cae mejor es el granjero con bolas y su manera practica de ver las cosas, osea pierde su granja, le comen a su hijo, el mundo se cae a pedazo y el carajo le dice a rick : ahora tu preocupación es carl yo mejor me voy por hay, nos vemos otro día, como si nada, jjajaaj a su mecha.

  2. piratasfm dice:

    Pues no me he leido el comic aun,estoy pendiente de que me lo presten,pero vamos entre lo del Michonne ese,quien sea,y lo de la carcel,ya has espoileado agusto xDDDD
    -La escena de Carol corriendo desesperada y Daryl apareciendo con la motaza y comentario de chulo,es para COMERSELO. Y si me lo quiero comer yo, esa mujer con todo lo que ha pasado,con el asco de marido que tenia,una de dos o se lo quiere comer tambien,o le quiere adoptar xD A ti te dará asco,pero te aseguro que no es tan vieja.
    -Las escenas de Andrea huyendo son la puta agonía,tenía que parar el video cuando las ponian y volver a verlas despues de un par de minutos,porque me agobiaba yo de verlo :S Menos mal que salió bien…
    -Los que la han palmado son la mujer del Otis y el marido de la catatónica,la verdad es que estaba cantado,nada como las masacres para deshacerse de “terciarios”,a lo Lost xD
    -A mi no me extraña lo más minimo que Rick esté en fase cagarse en todo…lo que me extraña es que sea el único xD Pero yo creo que se le pasará antes o después.El pobre está harto de intentar hacer lo correcto y que a nadie le parezca bien,y ponerse en este plan creo que el piensa que es lo correcto para mantenerlos a todos unidos hasta que se calme el asunto.Eso si,la frase de se acabo la democracia,tela…deberían hacer un montaje con la cara de Rajoy y eso xDDDD
    -Y por cierto,ahora le veo el sentido a la escena del capitulo anterior donde “homenajean” a Dale con la caravana…también se despiden de ella en este capitulo,con lo que molaba el cacharro…
    Y creo que ya…QUE ALGUIEN ME DEJE LOS COMICS!!! jajajaja

  3. joaquin dice:

    Las escenas en que muesttran a daryl en la moto son las mejores!! como suena esa nave por dios!! Yo la verdad me estoy arrepintiendo de haber leido el comic, no pense que que iban a seguir la linea de la historia tan parecido, porque toda la parte de la granja fue muy diferente, pero bueno..

    Bueno un saludo y hasta octubre, nose como voy a hacer para esperar tanto!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: