El videoclip de Merche para Marina ‘D’or’ revela la existencia de una secta. El terror SI tiene forma.

AVISO: El documento que vais a presenciar a continuación puede dañar seriamente vuestros cerebros y provocar terrores nocturnos, así como impotencia y síndrome de Tourette.

Una vez advertidos de los posibles efectos de esta entrada, os quiero presentar el videoclip que ha hecho algún desalmado con Merche como estrella principal para el complejo vacacional de ‘Marina D’or’. Ruego, por favor, que veáis el video completo y más tarde leáis mi análisis para contrastar si es acertado o por el contrario veo cosas donde no las hay.

Procedamos con el video.

Si habéis sobrevivido a esto, estáis preparados para leer mi análisis.

Esas ojeras son fruto del exceso. O de estar clínicamente muerto.

El video comienza con un plano corto de un crío con unas ojeras síntoma de haberse pegado una juerga de la hostia la noche anterior, posiblemente con un grupo de meretrices, varias botellas de Jägermeister y unos cuantos gramos de sustancias ilegales. Tras un traveling lateral la leche de sutil y poco tosco, el chavalín se asoma a la ventana, sufriendo las consecuencias de la resaca con un ataque de fotofobia en cuanto le da la luz del Sol.

Mientras tanto, en la recepción del hotel, Merche es acosada por un subproducto de mago extraído de ‘The Artist’ -esta referencia queda clarísima gracias al excelente uso del blanco y negro, y a ese efecto de deterioro conseguidísimo con alguna máscara del Movie Maker-. El mago intenta seducir a la cantante con varias flores que se ven en color, muestra de la influencia de Steven Spielberg y ‘La lista de Schindler’ sobre los realizadores. Tras varios intentos de ligoteo, que comprendemos gracias al magistral uso de los intertítulos, Merche manda a tomar por el culo al supuesto mago, y digo supuesto porque en realidad… ¡Es un agente de la policía nacional!

Merche sabe que Madelene McCaan sigue en una maleta.

El poli descubre a Merche transportando niños en la maleta -posiblemente Madeleine se encuentre entre ellos- para sacrificarlos en una secta que ha montado en honor a algún dios pagano que habita en el complejo de Marina D’or. A partir de este momento, todo se convierte en una especie de viaje chungo de LSD, ya que probablemente, la cantante ha drogado el suministro de agua potable de las instalaciones.

Arcoíris y lucecitas varias introducen a un grupo de niños ya pertenecientes a la secta de Merche con disfraces humillantes, que son el relevo generacional de grandes estrellas de la talla de ‘Raulito’ o ‘Maria Isabel’, y que se marcan unos pasos que ya quisiera la coreografía de ‘El baile del Gorila’ de ‘Melody’.

Tras unas cortinillas sobrias y elegantes, hay una sucesión de planos de Merche enseñando pechuga en las instalaciones, con momento jacuzzi a lo Jesús Gil en la Tele5 de los buenos tiempos inclusive.

Volvemos a ver a nuestro chaval resacoso, reviviendo la farra de la noche anterior, saltando con la siempre jovial Merche sobre un colchón de una habitación de esas que tienen espejo en el techo. Tras unos momentos de frenesí, las luces atacan al chiquillo y le cambian el sexo para convertirle en una niña rubia. Merche, por su parte, se transmuta en el cuerpo del crío. Todo obra del dios de Marina D’or.

Comienza el desfile de mascotas grotescas, con una suerte de ‘Sirenita’ con paperas y los ojos desencajados por el abuso de sustancias.

He aquí la deidad de la secta de Marina D’or, ávida de sangre infantil.

Un chiquillo rubio parece emocionado mientras se tira por un tobogán, pero no nos confundamos. En realidad, la estructura lleva 6 horas bajo el Sol, el plástico ronda los 45 grados centígrados y el pobre infante está despellejándose las piernas en contacto con el material abrasador. De ahí su expresión de alerta y nerviosismo. Pero no pasa nada, porque su piel desprendida y chamuscada servirá para alimentar al buen dios de Marina D’or, al que Merche y sus niños rinden culto.

Más mascotas terribles, y más pechugas gratuitas de la artista para introducir a la versión adolescente de los niños del principio, que claramente -no había más que ver sus pintas- se han convertido en una horda de canis, chonis y pandilleros sin escrúpulos.

Ahora hay un tramo más calmado en el que Merche derrocha el dinero que ha sacado a las familias de sus adeptos en copas, cenas, vicio y luces de neón, con varios planos intercalados de una de las chonis abierta de patas de manera gratuita y porque sí, porque la líder lo manda. Además, nuestra protagonista ejerce de Julia Roberts en ‘Pretty Woman’ probándose vestidos mientras es aconsejada por el chiquillo fiestero metido en el papel de Richard Gere -lo que le convierte en un putero- y evaluando los modelitos con gestos contenidos y muy poco forzados.

Se revela una nueva localización: el túnel de vegetación. Un lugar misterioso y oscuro donde, además hacer pasos de baile en honor a Ganesh, se hace cruising por las noches. Los chonis están a tope y lo demuestran con una pirueta ejecutada por uno de ellos, que deja una estela psicodélica gracias a los pantalones amarillo huevo que lleva; vestimenta acorde con el buen gusto y sentido de la estética del video.

De nuevo, una muestra del despliegue de medios con varios planos de tilt-shift hechos con una aplicación del

No volverá con nosotros. Jamás.

iPhone 4 que nos conducen a una revelación dantesca: Merche ha secuestrado a Patricio y ha doblegado su voluntad para introducirle en la secta a base de químicos y varias drogas experimentales que le han dejado un semblante desencajado. Jamás volverá a ser el mismo.

Nos acercamos a la recta final. La hora de la verdad se acerca la líder ha hacinado a todos los infantes en una estructura similar a un barco pirata fabricado de corchopán para realizar la danza de invocación al dios de Marina D’or, similar a la Macarena. Esta danza, provoca severas lesiones, como puede demostrar la niña de rosa que está en el tiovivo con el cuello retorcido, emulando a la madre del Rey Juan Carlos I.

Vemos ahora niños disfrazados siendo acosados por un adulto travestido que les amenaza con fuego cuando intentan abandonar la secta, y que son retenidos gracias a las terroríficas criaturas que pueblan el complejo hotelero, a helados con narcóticos y a piscinas con escasa profundidad que parten los cuellos de los niños cuando intentan huir a nado tras tirarse de cabeza. Merche lo tiene todo bajo control.

El pobre no sabe que acabará como César de ‘Compañeros’.

Finalmente, la danza final revela los planes la cantante, cuando observamos que ha perpetrado un suicidio en masa dando cianuro potásico a sus pobres adeptos y ha apilado los cadáveres formando la palabra “VIVE”. Qué ironía.

Pero atención, que hay un giro final. Y es que todo esto ha sido similar a ese comentado final de Doraemon en el que todo es un sueño de un niño comatoso. En este caso, el niño fiestero se pasó con las clenchas la noche anterior y se lo acabó montando con un monstruo de circo invisible. Lo ha flipado todo… O no.

AMENAZAS: LA MALDICIÓN DE MARINA D’OR SE EXTIENDE

Si no difundís esta noticia, se os quedará el cuello como a la niña del tiovivo.

Si no difundís esta noticia, el travesti pirómano os perseguirá y os calcinará junto a las personas que más amáis.

¡A compartir se ha dicho!


Comments
2 Responses to “El videoclip de Merche para Marina ‘D’or’ revela la existencia de una secta. El terror SI tiene forma.”
  1. FIASCO! dice:

    NOOOO!! con COMBUSTION ESPONTANEA en el cierre!!
    NOOOO!!

  2. De mayor quiero ser Merche dice:

    Que se puede esperar de una persona que elije de nombre artístico “Merche”. Btw, quiero pincharla YA!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: