[El post-capítulo] ‘The Walking Dead’ Temporada 3, episodio 5: “Say the Word”.

[AVISO A LECTORES]: Esta entrada está escrita a la carrera, sin revisar, sin mirar atrás y sin tomar prisioneros. Los resultados de lo escrito son fruto única y exclusivamente de la vehemencia que me invade cada vez que termina un nuevo capítulo de la serie. Por cierto: SPOILERS EVERYWHERE.

Antes de comenzar con el destripe del quinto episodio de nuestra adorada The Walking Deadme gustaría excusarme con los fieles lectores que me han estado reclamando desde aquí, y desde mi cuenta de Twitter (@The_Meccus) el Post-Capítulo de la semana pasada. A esto sólo tengo que decir un par de cosas:

1.- No sabía que existíais. De verdad; creí que estos posts propios de un enfermo mental en horas bajas sólo los leía yo, mi madre y alguno de mis colegas que están peor que yo. Gracias por existir.

2.- Todo tiene un motivo. A parte de ser un hombre con alguna que otra ocupación, he tenido que someterme a una operación para volver a encajarme la mandíbula después de ver que… ¡OH, DIOS MÍO! ¡EN EL CUARTO CAPÍTULO PASAN COSAS! ¡Y MUCHAS!

Si amigos, el cuarto episodio de la tercera temporada fue un auténtico festín de muerte, destrucción y emociones; y consiguió captar mi atención y celebrar por todo lo alto según qué cosas. Así que, si me lo permitís, voy a hacer un recap de lo que sucedió la semana pasada para ponernos en situación. Dejad que me aclare la voz -¡ajem, ajem!- y entone eso de: “Previously in the AMC’s The Walking Dead…” Todo listo. Allá voy.

La semana pasada en el pueblo del sopor las cosas seguían como hasta ahora: Michonne seguía poniendo cara de perro sospechando en cada plano en el que aparecía y discutiendo con Andrea, no se muy bien si por su disputa sobre lo casto y puro que aparenta ser Woodbury, o por tener que reprimir unos instintos lésbicos interraciales hacia la rubia, que sólo tiene ojos para su Gobernador. Un coñazo, vamos.

Pero en la cárcel… ¡Ay en la cárcel!
Haciendo un balance rápido de las cosas tenemos a una horda de caminantes adentrándose en la cárcel atraídos por uno de los presos que, milagrosamente, no murió cuando se le echaron encima cinco zombis y cortaron a negro hace unas semanas. Guionistas, sois unos putos tramposos, pero ME DA IGUAL, porque a consecuencia de esto se lía parda y T-Dog muere -está claro por qué no le dejaban hacer nada; a la primera de cambio se lo cargan-, Carol desaparece y -OH, SI- ¡LORI LA PALMA! Motivo de celebración que la loca del coño haya pasado a mejor vida y deje de tocar las pelotas al personal. Este giro de los acontecimientos ha propiciado que Rick se haya vuelto MUY LOCO -y si lo pongo en mayúsculas es por algo-, y que el grupo tenga que hacerse cargo del bebé que Maggie sacó de las tripas de Lori a navajazo limpio, que para algo están en una cárcel.

Descanse en P… ¡TE JODES!

Ya esta semana la cosa empieza en el pueblo del sopor. Huele a aburrimiento, hace un soleado día y la gente bebe limonada. Por lo visto va a haber una fiesta de cojones por la noche de la que no se sabe nada. Mientras todo esto se lo cuentan a Andrea, Michonne mira desde lejos con cara de perro -qué raro-, y pilla al Gobernador peinando a Madeleine McCaan zombificada, a la que tiene secuestrada para jugar a las barbies con ella, peinándola y dándole besos a través de un saco que le pone en la cabeza mientras escuchan composiciones clásicas a piano. Todo muy ortodoxo. Por cierto, Madeleine se llama realmente Penny, y es su hija, pero siempre es buen momento para hacer chistes sobre Maddie.

De vuelta en la cárcel, la cosa vuelve donde lo dejamos la semana anterior. El bebé llora, todos le atienden y Rick está completamente ido con el espíritu de Jack Nicholson en El Resplandor en su interior.
Mientras todos se preocupan por dónde buscar comida para la criatura, Rick no hace ni puto caso y se mete a los pasillos de la cárcel con un hacha sin decir ni mu; ejerciendo de padre soltero. Daryl, que es un cacho de pan, se pone su poncho de conducir y se lleva a Maggie en la moto a buscar leche para la recién nacida mientras Glenn se queda mirando con cara de capullo cómo se alejan, pensando en el hombre que nunca ha sido.

En Woodbury, el Gobernador da un brindis -como excusa para sacarle de su casa, que si no no hay drama- mientras Michonne, el personaje más odioso de la temporada -si se han cargado a Lori, alguien tendría que sustituirla- husmea por el piso del jefazo del pueblo. Allí recupera su katana y ve en una libreta que el Gobernador está mal de la puta cabeza, simplemente porque hay un montón de páginas con rayas dibujadas y ponen música de mal rollo. Muy justificado.
Tras un momento de “ay, que te pillo”, Michonne se escapa por la ventana y llega a un solar en el que hay unos cuantos zombies enjaulados a los que, obviamente, libera y masacra mientras pone cara de placer erótico -no está zumbada, qué va…-. Obviamente la pillan y mantiene una charla con el Gobernador que acaba como empezamos: Con Michonne por ahí vagando y con el Gobernador a su bola. Progresión dramática CERO. Quiero ir a la cárcel. Pero todavía no, porque nos obligan a tragarnos otra discusión lésbica entre Andrea y Michonne. Me aburro…

¡Madeleine vive!

Gracias al señor, Rick aparece en los pasillos de la cárcel con un hacha partiendo cabezas de no-muerto, hasta que aparece Glenn a tocar los huevos -qué poco tienes que hacer, chaval-, a lo que Rick contesta empotrándole contra la pared y respirando muy fuerte cerca de su cara. Esto no se si interpretarlo como que le quiere dar una hostia en la jeta, o como que le quiere bajar los pantalones y comerse su diminuto pene de asiático. Glenn se asusta con esta reacción del -ahora más zumbado que nunca- sheriff y se pira, dejando al tío Ricky dando rienda suelta a su instinto homicida.

Un breve -e innecesario- inciso nos muestra a Merle -cómo molas- capturando zombies. Muy bien. Fantástico. Suerte que esta chorrada acaba pronto y entran en escena Daryl -lo puto mejor de la serie- y Maggie -cada día me haces ponerme más tontico…-, que están en una guardería buscando cosas para la criatura. Lo único que pasa en esta secuencia es que Daryl mata una zarigüeya y tiene intención de comérsela para cenar. Lo próximo será comerse sus propias heces a este paso…

¿Otra vez a Woodbury? Si, y sólo para presenciar una pelea matrimonial entre Michonne y Andrea que se salda con la mujer con cara de perro yéndose del pueblo -ya era hora- y con la rubia triste y compungida. Pero esto se le pasa pronto, porque el Gobernador llega para consolarla y llevársela de fiesta -y ya de paso allanar terreno para meterle una puñalada de carne en el próximo capítulo-.

El motero y mi granjera favorita han vuelto a la cárcel, y llevan papeo para la criatura. No pasa nada digno de mención… UN MOMENTO. DARYL LE DA EL BIBERÓN A LA NIÑA CON CARA DE TIERNO. Me parece que los ovarios de más de una van a explotar viendo esta escena. Chistecitos sobre el nombre del bebé mientras Rick sigue a lo suyo cosiendo a puñaladas al zombi que se ha comido los restos de su mujer -o ex-mujer-. Amigo Rick; en vez de matarlo con saña DEBERÍAS DARLE LAS GRACIAS.

“¡Dame un leuro que EHTOY TO LOKOH!”

¡Hostias! La fiesta ha llegado al pueblo del sopor y parece que va a animar las cosas. Hay un montón de gente sentada en un graderío y el Gobernador va con su pareja para esa noche: Andrea. Se sientan, se lanzan miraditas y el Gobernador empieza a actuar como un hooligan descerebrado, rompiendo todo semblante serio y carismático que tenía hasta el momento. La miga está en que el espectáculo al que ha llevado a Andrea para llevársela al huerto es una arena de gladiadores en la que Merle y un afroamericano aleatorio se dan de hostias rodeados de zombies. A Andrea esto le parece una barbaridad, y el Gobernador se inventa unas excusas super profundas y filosóficas sobre cómo afecta emocionalmente ver esto a los miembros de la comunidad. Parece que si que quiere trajinarse a la rubia en serio; se está esforzando mucho en no cagarla.

Se acerca el final del episodio. Rick está todavía mirando al vacío y respirando como un puñetero minotauro -igual está desarrollando asma el pobre- cuando, de repente, suena un teléfono y corta a negro.

ASÍ, CON DOS COJONES.

Como veis, la cosa mejora por momentos -parece mentira que esté diciendo yo esto-; así que la semana que viene aquí os quiero a todos leyendo el post-capítulo del sexto episodio. Sed buenos.

¡A compartir se ha dicho!


Comments
6 Responses to “[El post-capítulo] ‘The Walking Dead’ Temporada 3, episodio 5: “Say the Word”.”
  1. victor dice:

    Saludos desde mi país subdesarrollado, lastima que no publicaste la semana pasada, tu vida no vale medio por mis tierras, dejaste a mas de uno esperando tu critica, pero bueno, este te quedo bien. lo que mas me sorprendió del capitulo fue ver al amarillo bolas pequeñas ver como su novia se la llevaba un macho de verdad, que le habla pasado por la mente esas horas que estuvieron afuera, por otro lado, donde diablo esta carol ? o es que me perdí de algo?

  2. Ileana dice:

    Que bueno que ya estas bien, pero fue una lastima que nos dejaras esperando tu comentario, fueron dos capitulos muy productivos, ya se le esta botando la canica al gobernador y a rick, se petatio Lori, ya lo estabamos esperando con ansia y con suerte tambien Carol. Por suerte esta tomando mas protagonismo Daryl, a quien amamos. Chao hasta la proxima

  3. NNicoo dice:

    Malisimo este capitulo, una serie muy irregular..

  4. LoKKie dice:

    Si en el capitulo anterior el puto convicto negro sale corriendo y se le da por muerto Y ESTA VIVO,ahora que no me jodan con que Carol esta muerta,porque mecagonto como lo esté.De hecho me apostaría algo a que es la del teléfono.
    Qué gracia el puto poncho de Daryl! A falta de chupa de cuero…a mi particularmente no me pone verle ahi dando el bibe,pero me hace mucha gracia xD
    A mi también me está empezando a aburrir el pueblo soberanamente.Y a ver si Andrea se tira ya al Gobernador,porque estoy segura de que en el pueblo no empezarán a pasar cosas hasta que eso no ocurra.pesaos -_-

    • juan dice:

      yo creo que lori no esta muerta, no hay prubas de ello, el hijo lo que hizo fue disparar al piso nada mas, cuando el marido llega lo que encuentra es sangre en el piso y a uno medio inflado, solo mostrando como que se lleno con algo o alguien, pero no hay huesos ni nada, hay un cuchillo en el piso que luego utiliza para apuñalar al gordo, creo que lori no murio

  5. victor dice:

    La loca del coño, busco la manera de joder a todo el mundo antes de morir, osea se las arreglo para ponerle la vida de cuadrito al cornudo de rick, te monte cacho y ahora cría al hijo que no sabes si es tuyo o de tu difunto mejor amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: